One Day, de The Church [crónicas a destiempo]

Seance
TheChurch: Seance
Texto: Daniel Jándula
Artista: The Church
Álbum: Seance
Editado por: EMI / Parlophone (1983)


Género: Pop
Calificación: Clásico

Cuesta imaginar qué pasa por la cabeza de un músico cuando planea los aspectos comerciales de su trabajo, si es que lo hace. Este pudo haber sido un magnífico single, pues lo tiene todo: es accesible pero sin ser facilón; invita a ser reproducido una y otra vez sin caer agotado; es un resumen de lo que fue The Church durante esos años, y a la vez aporta un ligero toque del momento de locura experimental que casi condujo a los australianos a la disolución total. Sin embargo, se optó por canciones fallidas en sus primeros compases, y quizá eso fuera mucho pedir a los que no eran incondicionales de la banda. El conjunto del disco es brillante, y en cuanto desaparece el prejuicio inicial ante los temas más cercanos al color rosa de la portada (con esa especie de flor que nos recuerda a la corona del Macbeth de Orson Welles), nos encontramos con un oscuro sonido como parido en el interior de una cueva, y al que la distancia del tiempo ha favorecido. Otro de los problemas derivados de este tercer disco es que el grupo no creyó del todo en la producción y la mezcla y los problemas económicos les obligaron a detenerse y reflexionar, algo que en esa época las bandas de rock, acertadamente, se permitían.

One Day es un insólito conjuro que ofrece al oyente la capacidad de desplazarse durante unos minutos por tranquilas sombras

El uso de esa breve pausa denominada staccato (entre las estrofas), como intento de acortar las notas y contener de algún modo la expansión sonora es un elemento que lleva al curioso riff con el que se desata esta canción (de base rítmica muy característica de los ochenta) y al mismo tiempo apuntala la inteligente elección de descansar los teclados y el Hammond B3 y apostar por el protagonismo de las guitarras. «One Day» es un insólito conjuro que ofrece al oyente la capacidad de desplazarse durante unos minutos por tranquilas sombras, o bajo la eterna luz que solo logramos entrever cuando se aproxima una tormenta.

One Day, de The Church

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Clef two-factor authentication